Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 13 junio 2009

Puntuación: 3 de 5

Puntuación: 3 de 5

Ciudad Gótica tiene un nuevo guardián y ya es tiempo de que su identidad sea revelada. Aunque no era muy difícil adivinarlo mejor no nos anticipemos y analicemos como llegamos aquí.

La supuesta muerte del encapuchado justiciero en la serie Batman R.I.P., trajo como consecuencia que los reyes del crimen, El Pingüino y Dos Caras, se pelearan entre si por el dominio de la ciudad, hasta prácticamente acabar uno con el otro. Con la ausencia de estos personajes, Gordon y los demás héroes no se dan a vasto en una Ciudad Gótica que está al borde del precipicio e inmersa en el caos y ¿quién está detrás de todo este plan maquiavélico? Black Mask.

Desafortunadamente esta saga tuvo más desaciertos que sorpresas. La tenue insinuación de que Jason Todd estuviese usurpando la identidad de Black Mask fue muy buena mientras duró, pero revivir personajes a sido un recurso bastante gastado por parte de DC. En esta editorial nadie realmente muere.

La inclusión de muchas figuras trajo como consecuencia la poca atención y desarrollo del personaje principal y que lo llevó, prácticamente a la fuerza, a aceptar lo inevitable.

Damian (hijo biológico de Thalia al Ghul, hija del villano Ra’s al Ghul y Bruce Wayne) fue un mocoso torpe en comparación al arma mortal creada por su madre y, que terminara usando el uniforme de Red Robin no fue ninguna sorpresa ni gracia.

Otra decepción es que no hay una motivación real tras la actitud de Jason Todd para convertirse en un Batman sicópata que va asesinando a diestra y siniestra solo porque le viene bien el traje y las armas. Su único aporte “positivo” a la historia fue echarle paja a el Blak Mask.

Entonces, la batalla por la capucha nos deja los siguientes escenarios:

Con Dos Caras y El Pingüino fuera de las calles, el nuevo Lord del crimen que regirá la ciudad es Black Mask o alguien que se hace pasar por el difunto, supongo.

Jason Todd, es obvio que volverá, para variar.

nightwing2

A raíz de todo esto se nos viene encima un nuevo dúo dinámico con nombre y apellido. Dos más dos son cuatro, sin mucha clase ni misterio, DC nos trae a el nuevo Batman: Dick Grayson, alias Nightwing.

Creo que ni siquiera hacía falta tanta fanfarria para algo tan obvio, no quiere decir que sea una mala decisión pero si muy predecible. Esperemos que al menos dejen al hombre ocupar el puesto un buen tiempo y le den el valor que merece, porque matar a Batman para revivirlo a los meses sería la guinda de la torta.

Finalmente, Battle For The Cowl tal vez pase sin pena ni gloria pero para los que somos fans del encapotado esperábamos un poco más.

Anuncios

Read Full Post »

Puntuación: 4 de 5

Puntuación: 4 de 5

En otoño de 1967 Ron Jones, profesor de historia de un instituto de Palo Alto en California, Estados Unidos, se quedó mudo ante la pregunta de uno de sus alumnos: ¿Cómo es posible que el pueblo alemán alegue ignorancia a la masacre del pueblo judío? En ese momento Jones decidió hacer un experimento con sus alumnos: instituyó un régimen de extrema disciplina en su clase, restringiéndoles sus libertades y haciéndoles formar en unidad. El nombre de este movimiento fue The Third Wave. Ante el asombro del profesor, los alumnos se entusiasmaron hasta tal punto que a los pocos días empezaron a espiarse unos a otros y a perseguir a los que no querían unirse a su grupo. Al quinto día Jones se vio obligado a acabar con el experimento antes de que las cosas salieran de control.

El director alemán Dennis Gansel ha trasladado esta experiencia a nuestros días y a su tierra natal. En el film de Gansel es el profesor Wenger interpretado por Jurgen Vogel quien hace la pregunta a sus alumnos: ¿Creen que es imposible que otra dictadura vuelva a implantarse en Alemania?

Tras comenzar con ideas inofensivas como la disciplina y el sentimiento de comunidad, el proyecto se convierte en un movimiento real: La Ola. Al tercer día, los alumnos se aíslan y comienzan a amenazarse entre sí. La violencia no tarda en explotar.

El productor de la cinta, Peter Thorwarth, comenta que muchos jóvenes alemanes se muestran aburridos en las clases sobre el nazismo y actúan con cierta arrogancia, como convencidos de que eso no volverá a pasar jamás. Para Thorwarth, esa especie de apatía juvenil es peligrosa.

La mente de un adolescente es una arma que se afila con el roce de la ignorancia. Subestimar el carácter volátil de los referentes sociales de un quinceañero puede ser muy peligroso como se evidencia en la cinta.

La Ola no es una película más sobre los peligros y las consecuencias nefastas de caer de nuevo en el autoritarismo, se trata de un intento de reflexión que va algo más allá, promover en el espectador el razonamiento y el debate sobre la dinámica autoritaria que podría estar asechando a miles de jóvenes.

El trailer para los curiosos:

Read Full Post »