Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 29 diciembre 2009

Puntuación: 4.5 de 5

Una angustiosa temporada llena de grandes giros.

Dexter Morgan llevando una vida de ensueño no prometía exceder los logros alcanzados hasta ahora por la serie, pero después de ver el final de la cuarta temporada debo admitir que me sorprendieron.

Mis expectativas eran un poco altas considerando los inicios de la serie, su desempeño hasta la fecha, siendo la tercera temporada la más floja, y la incorporación de John Lithgow. No voy a dar spoilers, pero he visto este show desde su inicio y nunca Dexter había lucido tan exhausto, torpe y confundido, lo que te hace sentir más simpatía por el asesino televisivo favorito de América.

En esta temporada Dexter Morgan (Michael C. Hall), busca “el secreto” de una vida familiar equilibrada, un sistema que le permita llevar una vida familiar armoniosa y le permita seguir siendo capaz de satisfacer la sed de sangre de su “oscuro pasajero”.

Desafortunadamente la revelación llega muy tarde para nuestro “héroe” en el episodio final The Gateway, el juego del gato y el ratón terminó con consecuencias inimaginables.

La escena final representa una evolución emocional para el protagonista que pudiese traducirse en un reto para los guionistas y un placer para los espectadores. El final salvó la serie, estemos claros, si la serie continuaba su rumbo conservador no iba a llegar muy lejos.

La necesidad de Dexter de ser el verdugo de la maldad fue un tema recurrente en esta temporada, y si realmente se observa con detenimiento cada episodio, se puede ver como este motivo es la fuerza impulsora. Dexter siempre estaba allí para atrapar a los asesinos, pero en la cuarta temporada su necesidad de extinguir el mal por sí mismo se convirtió en una adicción.

El hombre que una vez soñó despierto con un desfile en su honor por su gran heroísmo ahora no parece importarle si alguien realmente se sentía mejor a través de sus acciones. A pesar de que Dexter iba y venía en toda la temporada sobre la conveniencia de matar a Trinity o no, fue en última instancia, negando a Deb su muy necesario cierre en el estacionamiento del hotel. Se suponía que la venganza sería en su honor, pero nunca iba a ser una experiencia compartida. Era sólo para Dexter. Deb no recibiría nada de esa satisfacción.

El egoísmo y la falta de sueño llevaron a Dexter a cometer muchas torpezas, al final el asesino meticuloso y perfeccionista era un desastre y las reglas que se estableció por poco lo hunden.

Algunos episodios a mitad de temporada estuvieron un poco flojos, Lightgow lidiando con sus problemas personales y Hall decidiendo que hacer con el “asesino de la trinidad”, un peloteo un poco extenso en esos temas me enfrió un poco el ritmo y entusiasmo por la serie.

Quinn hizo un poco de rompecabezas con su ida y vuelta a el odio y frustraciones con Dexter y su hipótesis de que este le era infiel a Rita. Esta historia no llegó a ninguna parte pero obviamente puede ser explotada en las siguientes temporadas. La relación entre La Guerta y Batista fue satisfactoria, nada relevante pero mantuvo el aprecio por los personajes.

Las historias paralelas no estuvieron mal pero no tuvieron el mismo punch del caos que las rodeaba.

John Lithgow fue simplemente magnífico en su papel del miserable Arthur Mitchell. Era tan bueno que en realidad fue capaz de llevar unos pocos, raros momentos de simpatía a un hombre tan diabólico. Teniendo en cuenta el inquietante y brutal ciclo de los asesinatos de Trinity, estas pequeñas ventanas de empatía ni siquiera necesitaban estar allí, pero Lithgow encontró una manera de hacerlas funcionar.

Con su impactante final, nos queda claro que la sangre nunca miente y ahora es que hay Dexter pa’ rato.

Read Full Post »

Puntuación: 4 de 5

“Mi nombre es Legión, porque somos muchos”

Durante la Segunda Guerra mundial, en 1942, los nazis someten a prueba el arma que podría cambiar el destino de la guerra: una entidad extraña que posee los cuerpos de los seres humanos y así controlarlos a distancia. En Rumania, el oficial de la SS Rudolf Heyzig dirige el programa de investigación y propone servirse de judíos deportados como soldados controlados por la entidad alojada en el cuerpo de una niña.

Al mismo tiempo, en Londres, la policía investiga el incendio de la casa de un notable británico. El inspector Pilgrim descubre que esta muerte posiblemente está vinculada a una operación que Churchill prepara contra un proyecto secreto llamado “Legion”.

Esta es la historia narrada por el guionista francés Fabien Nury que lleva por título I am Legion. Es una miniserie de 6 números que vio su primera publicación en inglés cortesía de DC Comics en 2004. Las ilustraciones están a cargo del talentoso John Cassaday.

Cassaday es conocido en Estados Unidos como el ilustrador de éxitos como Astonishing X-Men y Planetary. Curiosamente, I am Legion, es uno de sus proyectos más aclamados y no ha recibido mayor promoción o distribución.

En la historia hay dos personajes a considerar que marcan dos caminos a seguir: Stanley Pilgrim es un investigador británico que, mientras enfrenta el duelo por la muerte de su esposa, le asignan un caso de homicidio que lo lleva a un mundo de conspiraciones, hechos extraordinarios y encubrimientos gubernamentales. Karel Ricek es un misterioso combatiente de la resistencia en Rumanía, que trabaja para asesinar al oficial nazi clave a cargo del misterioso proyecto.

El guión de I am Legion es muy sofisticado, las conecciones entre las historias y los acontecimientos, tienen un nivel que no se ve muy seguido en este mundillo de los cómics. La forma en que se inserta el elemento sobrenatural en una novela de suspenso en tiempos de guerra la exime de cualquier cliché. No hay nada por ahí que se le parezca, al menos no en los cómics.

De hecho, el género es la menor preocupación o característica de esta historia. El elemento sobrenatural no es el protagonista, es el detonante de los acontecimientos desarrollados.

El comic pareciera una mezcla de Phillip K. Dick con Indiana Jones en Busca de la Arca Perdida.

Al terminar la lectura, me parece que las expectativas rebasan el material aportado, un poco más de acción no le habría venido nada mal, aunque al parecer ya Hollywood está arreglando ese problema.

Cassaday seguirá los pasos de Frank Miller (Sin City, The Spirit) y Enki Bilal (Immortel) asumiendo la responsabilidad como director al hacer la transición de este cómic al cine. Nury ha escrito el guión.

El material visual de la historia es lo suficientemente cinematográfico para imaginarse una excelente propuesta en la gran pantalla. Al menos potencial no le falta.

Esperemos que puedan balancear la acción y la ciencia ficción con la premisa de mientras más realista, más perturbador.

Read Full Post »

La Justicia llega tarde, pero llega y sino, al menos algún tipo de consuelo nos toca al descubrirse la verdad.

En un hecho sin precedentes, miembros de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas han pedido retirar el Oscar al Mejor Documental otorgado en 2007 al ex vicepresidente Al Gore por An Inconvenient Truth por falsificar información.

Los guionistas Roger L. Simon (Enemies: A Love Story, 1989) y Lionel Chetwynd (The Apprenticeship of Duddy Kravitz, 1974), de tendencia conservadora o los únicos dos que tienen algo de moral en la Academia, objetan la estatuilla concedida a Gore debido a la información difundida recientemente que pone en duda la validez de algunos datos incluidos en el documental.

Los científicos de la Unidad de Investigación Climática de la Universidad de East Anglia sustentaron que las teorías de An Inconvenient Truth habían falsificado la información para empeorar el efecto de las actividades humanas en el cambio climático.

Estos consideraron que los datos presentados en el documental de Gore sólo fueron magnificados y falsificados de forma sistemática para hacer un enfoque más alarmante y amarillista sobre la crisis del cambio climático.

De igual forma, advierten que hubo manipulación en los conceptos sobre el calentamiento de la Tierra a causa de la actividad humana o si éste es parte de un ciclo normal de la naturaleza.

El documental An Inconvenient Truth se convirtió tras su estreno en 2006 en el emblema de la lucha contra el cambio climático, porque responsabiliza a la acción del hombre del calentamiento acelerado que sufre el planeta.

Recordemos que el gordito Al Gore se encargó de poner voz y rostro al documental y desde entonces pasó a ser una referencia para los movimientos por la protección del medio ambiente, el Santo del clima pues.

Gore incluso hasta utilizó su premio ganado en el Oscar para sus infames tarifas por conferencias sobre cambio climático en las que cobraba 100 mil dólares por apariciones de 85 minutos y para ganar el Premio Nobel de la Paz. ¿Nobel de la Paz por falsificar información y hacer un montón de dinero? ¿Qué sigue, Premio Nobel por aumentar el número de soldados en una guerra?… ah cierto, ese ya tiene dueño.

Retomando un poco la infamia de la Academia veamos cuales eran los documentales nominados para 2007 al premio Oscar:

Deliver Us From Evil
An Inconvenient Truth
Iraq In Fragments
Jesus Camp
My Country, My Country

A excepción del documental ganador, los demás competidores son excelentes, dentro de los que vale la pena destacar a Jesus Camp y Deliver us from Evil. Si no los han visto, es el momento.

Durante la entrega de los premios para mí no había duda sobre el ganador, Deliver Us From Evil era el campeón indiscutible, pero como siempre Hollywood se salió con la suya. La campaña manipuladora de seis meses de Gore había podido más que los cuatros años de investigación de Amy Berg.

Para que los que no saben que se perdieron y entiendan mi indignación, Deliver Us From Evil ofrece con clarividencia hechos acerca de muchos aspectos del abuso clerical. El documental muestra la historia del Padre Oliver O’Grady, cuyos abusos superan a los de todos sus colegas con creces. Este es un hombre que siente escaso remordimiento, cuya compulsión ha destrozado familia tras familia. Sus veinte años de servicio en la Iglesia los dedicó a dos actividades: manipular a su comunidad, y planificar su próximo abuso. Seducía a los padres para ganarse el acceso a sus hijos. Violaba a chicos y chicas de todas las edades, incluso alcanzó a violar a un bebé de nueve meses.


En la cinta O’Grady se muestra abierto a hablar de su enfermedad y expresa su firme deseo de explicarse ante sus víctimas. E incluso algo más importante, es abiertamente crítico con el Cardenal Roger Mahony, con los más de 550 sacerdotes bajo su jurisdicción que habían abusado de niños sin ser castigados y las prácticas mafiosas de perjuro, tergiversación y negación de la Iglesia.

No es de extrañarse que la Iglesia niege y esconda cualquier información relativa al tema de violadores y abusos. Cuando algún escándalo se filtra en los medios, la institución recurre a la propaganda anti-gay para generar un chivo expiatorio. La Iglesia ha admitido abiertamente que ellos no respondían a las protestas que implicaban a niñas, mencionando la “lógica curiosidad sexual” de los sacerdotes, incluso cuando las víctimas eran tan pequeñas como para sólo sumar cinco años. Las autoridades de la Iglesia siguen engañando tanto a los parroquianos como al público, haciendo mención de estudios obsoletos sobre la homosexualidad que se remontan tan atrás como el año 1973.

Ésa es la misma gente que dice a todo el mundo que los condones no evitan la infección del virus de inmunodeficiencia humana (VIH).

¿Cómo puede ser esto menos importante que un gordito cuenta chistes con una presentación en POWERPOINT de datos alterados?

Deliver Us From Evil es un documental que va más allá de los terribles acontecimientos cometidos por O’ Grady y la negativa de la Iglesia, en este podemos ver que las victimas no solo están afectadas por un abuso sexual sino que sufren de un trastorno peor: la pérdida de su fe.

Gracias a este documental miles de personas encontraron el valor para afrontar y relevar que alguna vez fueron abusados sexualmente por una autoridad religiosa, y mejor aún, muchos lograron encarar sus miedos, conquistar sus traumas y reconstruir sus vidas.

Al igual que los protagonistas de Deliver Us From Evil, con esta propuesta de retirarle el Oscar al farsante de Gore, paso de ser una víctima a ser un superviviente.

Read Full Post »

¿Por qué la gente quiere ser Paris Hilton y nadie quiere ser Spider-Man?

Esta es la pregunta que se plantea Dave Lizewski, protagonista de la nueva historia de Marvel, escrita por Mark Millar que acompañado del legendario John Romita Jr., abren las puertas a un exitazo llamado Kick Ass.

Lizewski es un estudiante promedio de Nueva York, un chico impopular de pocos amigos y que dedica su tiempo libre a los cómics. No usa ropa “cool”, lleva lentes, no tiene novia ni amigas y es sumamente tímido. No teniendo vida alguna fuera de su pequeño círculo de camaradas y sus discusiones sobre historietas, Lizewski sueña con algo más que su mundana existencia.

Inspirado más por su insoportable vida y soledad que por una necesidad de hacer el bien, Lizewski decide romper con todos los patrones de la vida rutinaria y convertirse en un héroe.

Se fabrica una máscara y un disfraz que lleva puesto debajo de su ropa normal, comienza a realizar ejercicio, aprender a pelear, a subirse a los tejados, pero al poco tiempo siente la necesidad de llevarlo a otro nivel y luchar de una vez contra el crimen.

En su primer intento recibe una paliza y acaba con una puñalada en los pulmones además de ser atropellado por un coche cuando realizaba su penosa huida, aunque consigue mantener su identidad secreta quitándose el traje justo antes que lleguen los médicos.

En el hospital es intervenido varias veces, pasado un tiempo de reposo y rehabilitación es dado de alta y en cuanto es capaz de andar sin muletas se da cuenta de que, a pesar de la paliza que por poco le cuesta la vida, ha encontrado su verdadera vocación: ayudar a los demás y combatir el crimen.

Inspirado por esta revelación, se vuelve a poner el traje para ir de patrulla, y esta vez consigue salvar a un hombre de sufrir una paliza por parte de unos malhechores, hecho que es captado por una persona con la cámara de su móvil y subido a YouTube convirtiendo a Lizewski en un fenómeno de la noche a la mañana bajo el sobrenombre de Kick Ass.

Kick Ass es una historia visceral, agresiva en todos los aspectos, Miller hace todo lo necesario para encariñarnos con el protagonista, destacar la única cualidad importante de un héroe, su corazón.

Cargado por la decepción y la desesperación la historia de nuestro héroe es el cliché anti-cómics, usando el verdadero mundo como su decorado. No hay visión de rayos X ni sentido arácnido que conduzcan esta aventura, ni siquiera un bati-cinturón, solo una porra para dar unos buenos golpes y mucha actitud.

Esta no es la primera historia o intento de un superhéroe real que se hace, Alan Moore fue el precursor con Watchmen, aunque su contexto “realista” signifique un gigante azul con coeficiente intelectual de genio. Dicho esto pues la historia es muy fluida y sincera, realmente vale la pena darle una oportunidad.

En cuanto a las ilustraciones, Romita Jr. Como siempre se luce, impecable, ciertamente uno de los mejores del negocio, da placer leer cualquier cosa que dibuje este señor.

Hasta ahora, la historieta lleva siete números pero Hollywood no pierde el tiempo y ya ha sido adaptada al cine. La película está dirigida y escrita por Matthew Vaugh (Stardust) y cuenta con las actuaciones de Aaron Johnson como Dave Lizewski / Kick-Ass y Nicolas Cage como Damon Macready / Big Daddy.

Aquí les va el tráiler para los curiosos, no sé qué tal quede la peli, pero el cómic va de lujo:

Read Full Post »