Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 27 marzo 2010

En Venezuela no hay problemas sin solución porque “Dios es Bolivariano”. Por lo visto la máxima autoridad celestial es digno representante de la “revolución” encabezada por el Sr. Chávez, ya que los problemas no sólo permanecen sino que empeoran.

Desde finales de 2009 los apagones se han convertido el en plato del día del venezolano. La prolongada sequía que azota a la nación no ayuda a la ya complicada situación que vive el Gobierno del país petrolero cuyos esfuerzos han sido insignificantes en la disminución de la demanda y la solución técnica de la crisis.

El presidente Hugo Chávez decretó a principios de febrero la emergencia nacional eléctrica y ordenó a industrias, comercios y grandes consumidores residenciales rebajar en un 20% su consumo bajo amenaza de suspenderles el suministro.

No hay que ser economista ni muy estudiado para entender que esta medida solo genera más problemas. Muy contrario al optimismo rojo rojito, no es muy difícil deducir que habrá una contracción económica este año… para variar otro retraso financiero.

Chávez achaca el problema a un fenómeno climatológico ¿Once años en el poder para terminar echándole la culpa a El Niño? La ingenuidad de los chavistas no tiene límites.

Incluso con la llegada de una milagrosa temporada de lluvias, expertos creen que la crisis se podría prolongar en el 2011, ya que las represas podrían tardar un año en recuperarse y funcionar a plena capacidad.

Mientras tanto, el país entero vigila con velitas, santos, hechizos de la abuelita y rituales climatológicos el embalse Guri, el mayor del país, que se encuentra a pocos metros de la llamada “Zona de Colapso”, donde no habría suficiente agua para mover las turbinas y por ende “adiós luz que te apagaste”, literalmente.

El problema tiene muy poco que ver con el clima o la obra de “Dios Bolivariano”. La capacidad instalada de generación eléctrica en el país suma 23,600 mw, bastante por encima de la demanda, pero alrededor de un cuarto no está disponible por problemas de mantenimiento en las plantas y cuellos de botella en transmisión y distribución.

Ninguna de las maravillosas inversiones de la “revolución” está en tiempo, siendo el mejor ejemplo la colosal presa de Tocoma: siete años de retraso.

Chávez insiste en buscar salida con sus incondicionales soldaditos, imponiendo un general para cada obra que se la sacó del sombrero con todo y conejo. No pasa mucho tiempo para que se estrelle con la realidad y sus uniformados compliquen más la vida y el trabajo de los expertos.

Mientras pasa todo el alboroto, no se castiga a nadie por su ineficiencia y permanece la forzada oscuridad, Chávez y sus compinches tienen un solo culpable: usted, por hacer uso de la electricidad.

¿Por culpa de El Niño me decías?

Venezuela, que obtiene del petróleo el 94% de sus ingresos en dólares, ha reconocido que para hacer funcionar las nuevas plantas tendrá que utilizar barriles de fuel oil y diesel destinados a la exportación, lo que golpeará las finanzas de la petrolera estatal PDVSA.

Mientras un barril de diesel se vende actualmente a unos 90 dólares en los mercados internacionales, el precio en el mercado doméstico es inferior a 2 dólares, lo cual ni siquiera cubre los costos de producción.

El presidente Hugo Chávez no se ha atrevido a modificar en sus 11 años en el poder el precio de la gasolina.

El precio del combustible es un tema políticamente sensible en Venezuela desde que en 1989 un drástico incremento desatara una oleada de saqueos en Caracas que dejó cientos de muertos.

Peor aún, el problema eléctrico también está impactando otras industrias, como la siderúrgica y petroquímica, mientras PDVSA deberá hacer multimillonarios desembolsos para garantizar su autoabastecimiento de energía.

No conforme con esto, Chávez decretó feriado el lunes, martes y miércoles que se suman a los feriados del jueves y viernes por Semana Santa con el objetivo de ahorrar energía. Esta medida no es únicamente poco práctica y populista, ya que provocará una caída de la producción, sino poco efectiva ya que los mayores consumos de electricidad se registran en los hogares.

Ventiladores, aires acondicionados, refrigeradores, televisores, dvd’s y computadoras encendidas en semana santa son los principales terroristas del imperio que atentan contra la regularidad del servicio de dicho país y la tranquilidad del venezolano.

El problema eléctrico se puede resumir en algo mucho más simple y deprimente de lo que parece, se abrevia en una cualidad muy admirable y que escasea en Venezuela: Carácter, y mientras no llegue, no habrá arreglo.

“Hay una fuerza motriz más poderosa que el vapor, la electricidad y la energía atómica: la voluntad”
(Albert Einstein)

Anuncios

Read Full Post »

Cotufas, buena compañía, refrescos y una alfombra roja. Otra temporada de galardones se fue, y superado el enfrentamiento bíblico entre Avatar y The Hurt Locker, es tiempo de recapitular y ver que nos dejó el Sr. Oscar para conservar y que deberíamos borrar de nuestra memoria.

La victoria de un film relativamente independiente como “mejor película” debería abrirle los ojos a más de uno. Una de las primeras lecciones de este acontecimiento es el hecho de que no necesitas presupuestos escandalosos, ni un gran plan de marketing y publicidad para hacer una buena película. La mayoría de los films “indies” nominados superaron cualquier expectativa en las carteleras. La drama-comedia Up in the Air no pintó nada en los Oscar, pero este pequeño film de Paramount costó tan solo 25 millones de dólares y ya lleva 125 millones recaudados alrededor del mundo. Crazy Heart, de Foxsearchlight, costó a penas 7 millones de dólares y ya pasó los 30 millones recolectados, esto sin contar con el mercado del DVD.

Lo anterior prueba que las buenas películas no necesitan una estatuilla dorada para hacer dinero.

Estos conservadores y considerados resultados no llegaron de la nada. Los festivales de Venecia, Toronto, Sundance, etc. fueron una gran influencia a la hora de considerar las nominaciones a los premios Oscar. Sin ellos probablemente hubiésemos tenido a Avatar compitiendo como mejor película contra la insoportable Transformers. Los Oscar de este año prueban que el circuito de Festivales está más vivo que nunca.

Se podría decir que esta ceremonia apuntó a la humildad. El hecho de darle el premio al mejor guión adaptado a Precious y no a Up in the Air, es una clara muestra de ello. Jason Reitman ha generado mala fama recientemente no precisamente por ser alguien humilde, además de que se daba como un hecho irrefutable que el mismo se llevaría la estatuilla por su genial adaptación, sin embargo la academia prefirió darle un jalón de orejas y recordarle el espíritu de este negocio y hacia adonde debería ir.

A pesar de presentar una lista excesivamente larga de nominados, en esta misma tónica inesperada nos llegó la decisión a mejor película.

En cuanto al evento en sí mismo hubo muy pocas cosas memorables. Los preciados días de Hugh Hackman han pasado.

Empecemos por lo bueno. El discurso de Mo’Nique, muy acertado, sincero y directo, se apreciaría ver más de esto en el futuro. Ben Stiller como siempre hizo la distinción necesaria, ¿Cuándo va a aceptar este hombre la invitación que tantas veces le ha hecho la Academia para animar el evento? Otra cosa rescatable fue el regreso del formato de cinco presentadores, el año pasado lució mejor pero no deja de ser una buena idea y un gran aporte a la premiación.

Ben Stiller rules

Ahora, los mal sabores.

Steve Martin y Alec Baldwin. No hay duda de que cada uno de ellos es fantástico y la idea de unirlos prometía entretenimiento y diversión en un solo combo ganador. No podían estar más equivocados. La mayoría de los chistes fueron muy malos, la química nunca apareció y Martin trató de imponerse sobre Baldwin hacia el final del show con miras a resucitar el programa pero esto nunca pasó. Cada vez que ambos aparecían se generaba una incomodidad inmensa en la pantalla.

Todos los números musicales fueron horribles, Marc Shaiman no pegó ni una, todas muy largas y desacertadas. ¿“Do the robot” con bailarines callejeros para representar las partituras nominadas?, yo paso Sr. Shaiman.

El tributo a John Hughes. Increíblemente aburrido, ni siquiera voy a profundizar en ello.

Hecho a un lado los malos ratos, este año lució mucho más sincero a la hora de otorgar el famoso muñequito dorado, quizás, solo quizás, estemos empezando a ver un cambio en Hollywood hacia un cine más honrado y memorable.

Se parte de la solución y no del problema:

http://www.takepart.com/thecove

Read Full Post »

Los famosos galardones de Hollywood regresan este año duplicando la cantidad de películas nominadas de cinco a diez y cambiando el proceso de votación. Esta no es la primera vez que ocurren modificaciones de este tipo, pero en dado caso nos deja un extraño sabor en la boca, no es chicha ni limonada, y es que ¿Hasta qué punto el negocio doblega al arte?

Primero vayamos con el sistema de votación. Este año, los votantes deberán enumerar las 10 películas nominadas a “mejor película del año” en el orden de prioridad o de notoriedad que consideren, de manera que el film ganador será aquel que obtenga más números 1 en los votos.

Ahora bien, la idea de este sistema es la de tratar de equilibrar el criterio de los votantes, digamos que tu corazón está con Avatar y el ego de James Cameron pero estás despechado por The Hurt Locker, pues votas por el rip off de Pocahontas como número 1 y le das el número 2 a la súper MILF de Bigelow. Si el comportamiento general de las votaciones fuese este, la academia podría decir que la segunda mejor película del año fue The Hurt Locker, ahora ¿de qué rayos sirve eso? Se supone que para los nominados ya es suficiente currículo entrar en dicha selección, ¿de qué te sirve saber que fuiste la segunda opción más votada? Ya lo puedo ver en las carátulas de los DVD’s “¡La 2da mejor película del año!”, “Two tumbs up to the best second movie of the year!”

¿Qué pasa con la película que reciba menos votos?, no hay ninguna interpretación en dicho resultado más que su nominación fue de relleno y eso ya se entiende cuando dicho film no resulta ganador entre tantos nominados.

“Que onda guey tu peli quedo de décima, ¿tan mala era, no se merecía algo mejor?”

El formato pide al votante que vote por la película que considere que más se lo merezca.

Citando al gran Clint Eastwood en The Unforgiven, “Deserve’s got nothing to do with it”

Este sistema de votación no solo es absurdo sino innecesario. Bajo este sistema no se están otorgando distintas calificaciones a las diferentes películas sino concediendo un único voto por film.

Anudado a esto, la torpeza de niveles bíblicos cometida por Nicolas Chartier, productor de The Hurt Locker, deja aun más en ridículo este sistema. Pedirle a la gente que vote como última opción por Avatar no va a cambiar el resultado de la premiación. El único que podría sentirse afectado por eso sería el ego de Cameron, que a más nadie le importa o interesa.

Ahora, la cantidad de nominados. Todos saben que el premio de mejor película está entre dos opciones, a lo sumo tres, por lo que nominar a siete u ocho películas más es una obvia acción de mercadeo. Básicamente estamos viendo dos categorías en una, “artísticas o al menos lo intentaron” y “mucho dinero nene”

Esta clara y quizás desesperada estrategia de la Academia nos sugiere que veremos a los dos titanes compartiendo distintos galardones o al menos esa es la idea que se intenta proponer a los votantes. Es una manera de lavarse las manos y decir que se está premiando tanto al talento como a la taquilla, cuando en realidad solo debería premiarse al primero que de por si rara vez hace taquilla y no al talento de llenar la sala pues este último se resume generalmente en marketing.

An Education y A Serious Man, son inclusiones hechas para evitar críticas y ser catalogados como unos vulgares comerciantes de DVD’s. Estamos claros que para mejor o peor ambas películas tienen lo suyo, en lo particular ambas me gustaron, pero en realidad donde está el lomito de estás premiaciones anuales es en las categorías a “mejor película extranjera” y “mejor documental”. Música, edición, película animada y escritura siguen siendo nominaciones de mi interés pero mis expectativas se resumen a dos categorías, ¿y las tuyas?

Read Full Post »