Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Venezuela’

En Venezuela no hay problemas sin solución porque “Dios es Bolivariano”. Por lo visto la máxima autoridad celestial es digno representante de la “revolución” encabezada por el Sr. Chávez, ya que los problemas no sólo permanecen sino que empeoran.

Desde finales de 2009 los apagones se han convertido el en plato del día del venezolano. La prolongada sequía que azota a la nación no ayuda a la ya complicada situación que vive el Gobierno del país petrolero cuyos esfuerzos han sido insignificantes en la disminución de la demanda y la solución técnica de la crisis.

El presidente Hugo Chávez decretó a principios de febrero la emergencia nacional eléctrica y ordenó a industrias, comercios y grandes consumidores residenciales rebajar en un 20% su consumo bajo amenaza de suspenderles el suministro.

No hay que ser economista ni muy estudiado para entender que esta medida solo genera más problemas. Muy contrario al optimismo rojo rojito, no es muy difícil deducir que habrá una contracción económica este año… para variar otro retraso financiero.

Chávez achaca el problema a un fenómeno climatológico ¿Once años en el poder para terminar echándole la culpa a El Niño? La ingenuidad de los chavistas no tiene límites.

Incluso con la llegada de una milagrosa temporada de lluvias, expertos creen que la crisis se podría prolongar en el 2011, ya que las represas podrían tardar un año en recuperarse y funcionar a plena capacidad.

Mientras tanto, el país entero vigila con velitas, santos, hechizos de la abuelita y rituales climatológicos el embalse Guri, el mayor del país, que se encuentra a pocos metros de la llamada “Zona de Colapso”, donde no habría suficiente agua para mover las turbinas y por ende “adiós luz que te apagaste”, literalmente.

El problema tiene muy poco que ver con el clima o la obra de “Dios Bolivariano”. La capacidad instalada de generación eléctrica en el país suma 23,600 mw, bastante por encima de la demanda, pero alrededor de un cuarto no está disponible por problemas de mantenimiento en las plantas y cuellos de botella en transmisión y distribución.

Ninguna de las maravillosas inversiones de la “revolución” está en tiempo, siendo el mejor ejemplo la colosal presa de Tocoma: siete años de retraso.

Chávez insiste en buscar salida con sus incondicionales soldaditos, imponiendo un general para cada obra que se la sacó del sombrero con todo y conejo. No pasa mucho tiempo para que se estrelle con la realidad y sus uniformados compliquen más la vida y el trabajo de los expertos.

Mientras pasa todo el alboroto, no se castiga a nadie por su ineficiencia y permanece la forzada oscuridad, Chávez y sus compinches tienen un solo culpable: usted, por hacer uso de la electricidad.

¿Por culpa de El Niño me decías?

Venezuela, que obtiene del petróleo el 94% de sus ingresos en dólares, ha reconocido que para hacer funcionar las nuevas plantas tendrá que utilizar barriles de fuel oil y diesel destinados a la exportación, lo que golpeará las finanzas de la petrolera estatal PDVSA.

Mientras un barril de diesel se vende actualmente a unos 90 dólares en los mercados internacionales, el precio en el mercado doméstico es inferior a 2 dólares, lo cual ni siquiera cubre los costos de producción.

El presidente Hugo Chávez no se ha atrevido a modificar en sus 11 años en el poder el precio de la gasolina.

El precio del combustible es un tema políticamente sensible en Venezuela desde que en 1989 un drástico incremento desatara una oleada de saqueos en Caracas que dejó cientos de muertos.

Peor aún, el problema eléctrico también está impactando otras industrias, como la siderúrgica y petroquímica, mientras PDVSA deberá hacer multimillonarios desembolsos para garantizar su autoabastecimiento de energía.

No conforme con esto, Chávez decretó feriado el lunes, martes y miércoles que se suman a los feriados del jueves y viernes por Semana Santa con el objetivo de ahorrar energía. Esta medida no es únicamente poco práctica y populista, ya que provocará una caída de la producción, sino poco efectiva ya que los mayores consumos de electricidad se registran en los hogares.

Ventiladores, aires acondicionados, refrigeradores, televisores, dvd’s y computadoras encendidas en semana santa son los principales terroristas del imperio que atentan contra la regularidad del servicio de dicho país y la tranquilidad del venezolano.

El problema eléctrico se puede resumir en algo mucho más simple y deprimente de lo que parece, se abrevia en una cualidad muy admirable y que escasea en Venezuela: Carácter, y mientras no llegue, no habrá arreglo.

“Hay una fuerza motriz más poderosa que el vapor, la electricidad y la energía atómica: la voluntad”
(Albert Einstein)

Anuncios

Read Full Post »

La historia de los alejamientos y aparentes reconciliaciones entre el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, y su par colombiano, Álvaro Uribe, tiene ya una cierta tradición, por lo que la mayoría de estos incidentes pasan desapercibidos ante los ojos de los espectadores de ambas naciones, sobre todo de los venezolanos que ya tienen bastante de que preocuparse como para andar pensando en “El Imperio”.

Sin embargo, Chávez se lució este domingo en su programa estelar de TV, al referirse al acuerdo militar entre Estados Unidos y Colombia para el uso de bases colombianas por parte de tropas estadounidenses, que había que prepararse para la guerra por si hacía falta defender el país de un hipotético ataque de las dos naciones aliadas.

“Los dos Gobiernos se han unido para mentirle al mundo (…) entonces, señores, compañeros militares, no perdamos ni un día en el cumplimiento de nuestra principal misión: prepararnos para la guerra y ayudar al pueblo a prepararse para la guerra porque es una responsabilidad de todos”, dijo Chávez.

Como todos saben, contradecirse es una de las principales características del Sr. Chávez, ya nadie se extraña de que cambie su discurso.

Después de que sus retrogradas declaraciones le dieran la vuelta al mundo, el Sr. Presidente se arrepintió aclarando que su declaración hizo referencia al adagio “si quieres la paz prepárate para la guerra”. Raro que no haya sido alguno de los bocones traga dólares que tiene como sirvientes los que hayan salido a proclamar esta aclaratoria, claro, una vez que canta el “Comandante” ahí si salen todos a pelearse por ver quién defiende primero y mejor las atrocidades del magnate petrolero.

“Con esta convicción absoluta vamos a derrotar la mentira mediática y la barbarie, y lograr conquistar la paz y la unidad verdadera”, resaltó Blanca Eekhout en rueda de prensa desde el Palacio de Miraflores. A la Sra. Ministra se le olvida que la mentira mediática salió de la bocota de su jefazo y no de la de ningún otro, ahora, lo triste es ver cómo más de uno se traga el montón de moscas y se atragantan, silenciosos, cómplices del circo.

¿A qué viene esa paranoia bélica? La demacrada oposición en Caracas afirma que el líder “revolucionario” ha sufrido un ataque de pánico porque las encuestas denotan un descenso del apoyo popular cuando el desabastecimiento de productos de primera necesidad, los cortes de electricidad, la falta de agua y la inseguridad son ya una endemia más fuerte que la gripe A o las groserías de Maradona.

¿Temerles a los gringos? No hace falta que los aviones norteamericanos aterricen en las bases colombianas. Desde hace tiempo se sabe de la penetración de la guerrilla -FARC, ELN, FBL, paramilitares y para de contar dentro de Venezuela. Me parece insólito que todavía existan venezolanos que nieguen la presencia y dominio que tienen los paramilitares de los estados fronterizos de Venezuela, supongo que al igual que la Guardia Nacional, se hacen de la vista gorda o los locos dejándoles el problema y la culpa a los demás.

Aruba, Curazao y Puerto Rico tienen aeropuertos y bases que usan los aviones militares estadounidenses. ¿No están más cerca estos que Colombia?

Sin perder más tiempo, Uribe picó adelante llevando el problema a la OEA y al Consejo de Seguridad; y la paradoja es que Chávez está no justificando, sí aportando razones en retrospectiva para que Colombia busque apoyo militar externo. No para agredir; para defenderse.

Read Full Post »